Profetas del Medio Ambiente



“La temperatura del planeta se incrementará. Los polos y nevados se derretirán, el nivel del mar subirá, islas desaparecerán y ciudades enteras serán inundadas”; “los climas se tornarán extremos”; “Habrá sequías, inundaciones, escasez de alimentos y enfermedades”. “La especie humana está en peligro”. “No tenemos más tiempo, tenemos que hacer algo para salvarnos y ¡Ya!”.

Cada vez que oigo a los hombres de ciencia dar advertencias como las mencionadas, me pareciera estar oyendo a los profetas de los escritos bíblicos; pues su mensaje, su pasión por lo que creen, su esfuerzo por convencer a personas y gobiernos, su llamado al cambio y su frustración a la escasa respuesta, los hacen muy parecidos.

Hace dos mil años, en el capítulo 16 del libro de Apocalipsis, el profeta Juan vio el futuro y escribió: “Murió todo ser vivo que había en el mar… Al sol le fue dado quemar a los hombres… Y los hombres se quemaron con el gran calor… El agua del río Eufrates se secó… Toda isla huyó, y los montes no fueron hallados, y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo…”

Hace tan sólo unas décadas, muchos sonreían con incredulidad al oír a los predicadores anunciar las profecías bíblicas del fin del mundo. Afirmaban que el mundo no se podía acabar, y que si cabría tal posibilidad, sería dentro de muchos millones de años. Sin embargo, ahora, ya no son los religiosos con Biblia en mano quienes anuncian semejantes catástrofes; son científicos que basados en sus observaciones estiman que de no hacerse algo al respecto, estaríamos desapareciendo en este siglo. Por eso, bien podríamos llamarlos “Los profetas del medio ambiente”: Anuncian el fin del actual sistema de vida y alzan su voz hacia los pueblos, exigiendo cambios personales y gubernamentales, radicales e inmediatos.

Como ellos declaran, la raíz del problema ambiental está en el hombre: Los intereses creados, la codicia, la avaricia, el consumismo, el orgullo, la ignorancia, la falta de respeto a los demás y a la propia naturaleza, todo ello y más, nos ha llevado a este punto crítico. Es el mismo mensaje bíblico de hace miles de años pero con términos diferentes. En la Biblia, a ese comportamiento destructivo, se le denomina Pecado. Y a la acción de cambio requerido, se le llama arrepentimiento. El pecado no sólo afecta nuestro ser y nuestro estado eterno. Estamos comprobando que también afecta a la naturaleza a la cual pertenecemos.

A diferencia de “los profetas del medio ambiente”, los profetas bíblicos anunciaron la aparición de un “cielo nuevo y tierra nueva”. Dijeron que si los hombres queremos salvarnos, debemos arrepentirnos y actuar, eso significa trabajar por el cambio, pero poniendo nuestra esperanza, no en el hombre, sino en el Creador.

Entonces, hay esperanza.




Publicado el 1º de junio del 2009

Comentarios

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?