2010-05-17

Mayordomos de la Naturaleza


Un mayordomo es un administrador de los bienes de otro. Somos mayordomos de la naturaleza, porque todo cuanto vemos y tenemos, el medio ambiente y sus recursos naturales, tiene un dueño. La tierra no le pertenece al gobierno ni a alguna comunidad nativa. Tampoco es de quien posee cierto “título de propiedad”. La tierra, los ecosistemas, el planeta, el universo entero le pertenece a Dios, por “derechos de autor”. Él la ha creado y él la sustenta. El salmista bíblico declara: “De Dios es la tierra y su plenitud. El mundo, y los que en él habitan.” (Salmo 24:1)

Dios le ha encargado al ser humano el cuidado de su creación y le ha delegado autoridad para hacerlo. El libro del Génesis registra sus primeras instrucciones a la humanidad: “…llenen el mundo y gobiérnenlo; dominen a los peces y a las aves, y a todos los animales…” (Capítulo 1: verso 28) y el relato bíblico continúa señalando que Dios puso al hombre en el Edén “para que lo labrara y lo cuidara” (2:15)

No nos ha dado Dios el mundo y sus recursos para explotarlos sin medida. No son una fuente para satisfacer la avaricia. No estamos aquí para sólo disfrutar de la naturaleza y sus beneficios sin cumplir con los debidos compromisos. Todo lo que somos y tenemos nos ha sido dado para usarlo con responsabilidad, para lo justo, lo bueno, lo que realmente es provechoso. No tenemos la vida, las fuerzas, la inteligencia y los recursos para hacer lo malo, para actuar injustamente, con egoísmo, sin pensar en los demás, y olvidarnos del bienestar de las generaciones futuras. Somos mayordomos y Dios espera que cumplamos bien con nuestro trabajo.

Si profesamos fe en Dios (que en el país somos más del 90%), estamos llamados a ser mayordomos responsables. Éste no es un llamado sólo para los gobernantes y las petroleras, las mineras, ni las industrias madereras; sino para todos nosotros. Porque aún con pequeñas acciones, como evitar tirar basura a la calle ó a los ríos, ya estamos inculcando en nuestros hijos el cuidado del medio ambiente. Cuando evitamos que el agua potable se desperdicie y el foco de luz quede encendido sin motivo; no sólo "ahorramos" recursos, sino también enseñamos a los niños a ser buenos mayordomos. Luego, en años futuros, cuando ellos sean profesionales, empresarios ó autoridades, tendrán una ética ambiental, sabrán respetar al medio ambiente, al hombre, y a Dios; y podrán tomar las grandes decisiones que se requieren para un desarrollo sustentable.

En palabras del biólogo Oscar Gonzales*: “La mayordomía responsable es una propuesta coherente para sustentar la ética ambiental. Tiene una consistencia teológica y moral válida, además de tomar en cuenta al ser humano como parte del ecosistema”. Somos parte de la creación. Somos mayordomos de la creación. Seamos agradecidos. Cumplamos nuestro deber.

*La Conservación de la Naturaleza 
según el Principio Bíblico de la Mayordomía Responsable


Publicado el 15 de mayo del 2010








Puede ser de su interés:

1 comentario:

  1. Marlene28.7.10

    Un tema que hace un llamado de atencion especialmente a los cristianos porque no podemos decirle al mundo que amamos a Dios si al mismo tiempo destruimos su creacion, hacer esto niega amar realmente a Jesucristo ya que por medio de EL y para EL, fueron hechas TODAS las cosas. Han pensado en esto?, si no es asi, ahora es tiempo de dar testimonio de una vida cristiana integral porque cuidar el medio ambiente no es una moda, sino obedecer y honrar a Dios nuestro Senor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...