El Día de la Familia

Los peruanos contamos con dos fechas al año para reflexionar y realzar aquello que se definió alguna vez como “la célula básica de la sociedad y la raíz de su grandeza”. En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 15 de mayo como el Día Internacional de la Familia, y en el Perú, 11 años antes, ya se había decretado su celebración para cada segundo domingo de setiembre. Falta unos pocos días.

Pero usted también debe haber notado que esa importancia teórica, de tinta y papel que se le da a la Familia no corresponde con la práctica. Salvo algunas instituciones, algunas conferencias o artículos escritos; tales “celebraciones” anuales pasan casi desapercibidas. La realidad es que en nuestro país se promociona más el Día del Trabajo, el Día del Pisco ó el de la Música Criolla que el Día de la Familia. Pero si la familia es realmente la base de la sociedad y su fortaleza determina la grandeza de nuestra nación… ¿no debería aprovecharse más estas fechas para fortalecer a las familias con publicidad, libros, charlas, programas radiales, spots televisivos, etc.? Esa era la intención en 1982 cuando se promulgó en el Perú la Ley 23466 que señala: «…todas las instituciones educativas y culturales del país deben realizar en esa fecha o con relación a ella, actividades que contribuyan a exaltar el significado de la familia y la necesidad de estimular con acciones concretas su normal existencia y el valor de los roles que a cada uno de sus miembros corresponde.»

Quizás nuestras autoridades no tengan el ánimo a “exaltar el significado de las familias”, porque sus propias familias no son de mucho significado para ellos mismos. Hemos tenido presidentes y congresistas que se negaban a reconocer a sus hijos, y otros que los han engendrado fuera de su familia; lo que demuestra la poca seriedad y valor con que ven a su pareja y sus hijos. 

Quizás no se promuevan “acciones concretas” a favor de la familia porque a diferencia de hace treinta años ya no entienden a que se refiere aquello de “normal existencia” y “los roles de cada uno”. Antes era más fácil, describíamos la existencia de una familia conforme a lo que la naturaleza, la reproducción y el sentido común nos decían: Un papá, una mamá e hijos; papá trabajaba afuera y mamá trabajaba principalmente en casa. Y se veía a las madres solteras o a los hijos criados por sus abuelos como excepciones producidas por casos fortuitos. Hoy esa “normal existencia” es casi indefinible porque se está confundiendo lo “normal” con lo “común”. Y hoy es común ver que los hijos sean criados principalmente por la empleada del hogar (porque ambos trabajan todo el día) o por los abuelos (porque el padre desapareció y la hija tiene que estudiar). Hoy es común ver que los padres con mucha facilidad se separan, que un padre lo sea de dos o tres familias y que el hijo tenga que vivir en más de una casa. “Los conceptos de familia están cambiando” dicen los libros y los expertos; y con esa premisa dentro de poco, será también “normal” que una familia se conforme por dos padres que adoptan a un hijo; o por un hombre que hace de papá y otro hombre que hace de mamá con un hijo que no pidió nacer y menos vivir en una “familia” así... ¿Hacia dónde vamos? ¿Son conscientes nuestras autoridades y lo somos todos al imaginar qué tipo de sociedad tendremos en los próximos decenios?

La familia forma al ciudadano para bien o para mal y necesitamos darle el realce, la importancia y el cuidado que merece. Pero sin un concepto claro de lo que debe ser una familia ¿cómo se puede celebrar, exaltar, estimular y fortalecer su existencia…? Empecemos por promover y defender lo que la naturaleza y el sentido común nos ha mostrado siempre (y que la Biblia enseña). Las excepciones que se entiendan como tales, pero como dijo Jesús, debemos volver al principio: “Varón y hembra los hizo... el hombre dejará a su padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne… por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”. 
*Evangelio de Mateo 19:4-6


Publicado del 3 de setiembre del 2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?