Fotografías del pasado. Reflexiones para el futuro.


Foto: Alcalde Eliseo Alván y Sra.
Las fotos antiguas me han cautivado desde niño. Esas fotos desgastadas de color sepia, o en blanco y negro, con vistas de calles poco transitadas, edificios pequeños, y paisajes aún no transformados por el tiempo; con esos automóviles y artefactos “de última generación”, y sus habitantes, de trajes y peinados “muy a la moda”; y ver su rostros, sus miradas… siempre me han llevado a imaginarme estar allí con una añoranza por algo que no viví, pero que al tratar de hacerlo termino reflexionando en las mismas cosas.

Pienso en cada foto como un instante de vida capturada por un lente y resguardada por un papel, pero que fue incapaz de preservar las emociones y los pensamientos de quienes allí aparecen.
Porque no son simple imagen, fueron personas que se movían, interactuaban, sufrían, amaban, eran queridos, tenían proyectos, familia, títulos profesionales, dinero, propiedades, ¡tenían una vida!… y que al igual como sucede hoy con nosotros, la muerte no estaba en su agenda, ni el envejecer en sus planes. Sin embargo como en “otro instante” los años pasaron y se los llevaron. Sólo quedó su imagen impresa en una fotografía.

Pienso que algún día sucederá lo mismo con nosotros, pasarán los años y nos verán así también. Alguien del futuro verá en una fotografía mi presente como yo ahora contemplo al pasado y dirá: “mira, estaba todavía joven…”, “mira su traje, su peinado… ¡que antiguo!”, “murió… que tristeza, ya no está con nosotros”. Y eso, porque en un futuro más lejano nadie siquiera me recordará, pues todos los que me conocieron también habrán pasado.

Y pienso: las fotografías son una manera más que Dios tiene para enseñarnos, de responder a ese pedido, a esa oración que hace más de tres mil años hizo el escritor bíblico: “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría”; o dicho de otra manera: “Enséñanos a entender cuán breve es la vida, para poder vivirla con sabiduría”.

Necesitamos esa sabiduría que produce humildad y prudencia. Sabiduría para tomar buenas decisiones y desarrollar sanas actitudes. Sabiduría para no aferrarnos al presente (inútil intento), como si fuéramos a aquedarnos aquí por siempre, sino disfrutar y aprovechar el presente pero pensando en el futuro, de tal manera que la arrogancia, la avaricia, el egoísmo y la insensatez no dominen nuestras vidas. Porque envejeceremos. Pasaremos. Y sólo tenemos una vida: Hoy. Mañana, cuando ya no estemos aquí, será porque estaremos en la presencia de aquel que nos creó rindiendo cuentas por lo que hicimos con el tiempo que nos dio. Con el tiempo que aún nos queda.

Hace una semana visité la exposición fotográfica: “Juanjuí, pasado y presente”; grata ocasión para conocer un poco de la historia de esta querida ciudad y sus familias; y por supuesto... reflexionar una vez más en la brevedad y transitoriedad de la vida.
*Salmo 90:12

1ra Iglesia en Juanjuí, 1er párroco, 1er gendarme (Fuente: Bocato Pizzas)

Procesión en Jr. Huallaga,  junto a plaza mayor.   (Fuente: Bocato Pizzas)

  Horno típico de barro todavía usados en Juanjuí.   Fam. Peña Saldaña.        




Publicado el 1 de octubre del 2011

Comentarios

  1. lindo espacio y hermosa reflección

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10.10.11

    fotos, son solo recuerdos de sentimientos y momentos vividos, de lo que fue y no volvera a ser. no nos haran regresar al pasado y no nos mantendran en el presente, solo nos permitiran observar lo lindo, triste, feo, etc, etc, que fue ese dia (hora, minuto o segundo) vivido en el que presionaste el boton y salio el flash..... solo hay que vivirlo de la mejor manera respetando los limites de la naturaleza divina y humana...........y nos nos olvidemos de RESPETAR AL PLANETA, ......aun estamos a tiempo de tomar buenas desiciones......bendiciones

    ResponderEliminar
  3. Anónimo15.10.11

    Que hermosa reflexión. Bendiciones!!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo24.7.12

    Muy buena reflexión. Y esas fotos me hacen recordar una etapa de mi vida maravillosa. Y creo que depende de cada uno de nosotros para que nuestra vida sea placentera

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?