Doble discurso en la problemática del adolescente

Por la televisión, la radio y los diarios nos enteramos de los tantos problemas entre adolescentes: drogas, sexo y alcohol; embarazos no deseados, abortos; anorexia, “bullying” y hasta suicidios. Desde hace unas semanas la televisión nacional transmite la voz de alarma de autoridades, sicólogos y maestros respecto al baile del “perreo” y las “peras malogradas”, situaciones en las que escolares de 12, 13 años visitan hostales o casas para fumar, beber alcohol, y bailar simulando posturas sexuales. De esta situación en particular trata la presente reflexión.


Todos los que compartimos dicha preocupación de seguro venimos haciendo algo al respecto, sea en casa, en el colegio o la iglesia. Sin embargo no deja de estar presente cierta frustración ante la inconsecuencia de los medios de comunicación, profesores y autoridades, que con irresponsabilidad y hasta hipocresía, por un lado denuncian el problema, y por el otro lo incentivan.

Hay un “doble discurso” en nuestra sociedad:
Un canal de televisión muestra estas prácticas con alarma, pero más tarde, en su programa para adolescentes exhibe atractivas señoritas casi desnudas.
En una secuencia el noticiero de la mañana deplora el problema del “perreo escolar”, pero en la siguiente secuencia aplaude el baile erótico de un show nocturno (un “perreo” más elegante).
En una página, el diario critica la falta de orientación sexual a los escolares, pero en la otra destaca la seductora “calata de la semana”; y el semanario “familiar” contesta preguntas acerca de prácticas y posturas sexuales como si fuera publicación para mayores de 18 años.
Al hablar de sus alumnos los profesores manifiestan que “no saben qué hacer” pero organizan “Miss Colegio” en la que las alumnas desfilan en tacos y trajes de baño, o las niñas bailan sensuales canciones con maquillaje de adultos y faldas tan pequeñas que muestran más de lo debido.
Por la radio el periodista denuncia el sexo con menores de edad, pero luego el DJ pone una y otra vez esa canción que dice: “…Busco la manera de tu cuerpo tener. Ni tu padre ni tu madre te quieren conmigo, pues hagamos el amor por el teléfono…” 

La problemática del adolescente es grande, pero en el área sexual no les estamos ayudando. Las noticias, los programas, las canciones y eventos, en su mayoría, están impregnados de una innecesaria sobrecarga de sensualidad. Y si se va a mostrar preocupación por los embarazos y las enfermedades de transmisión sexual en edad escolar; o por los abortos; por la falta de respeto a la mujer; la falta de valores y principios; entonces por lo menos, debería haber cierta sinceridad, consecuencia de acción que lleve a una auto regulación en el contenido de lo que se presenta.

El adolescente (y pre adolescente) necesita aprender acerca del dominio propio*, a gobernar sus pasiones y no que las pasiones lo gobiernen. Necesita aprender que todo tiene su tiempo*, que no es correcto eso de “si quieren háganlo, sólo cuídense” porque sexo responsable es mucho más que usar un preservativo. Tiene que reconocer que para las relaciones sexuales hay requisitos no sólo físicos, sino emocionales, de carácter, porque siendo un gran placer lleva consigo una gran responsabilidad: la posibilidad de engendrar vida. Nuestros adolescentes, futuros padres, deben aprender a valorar la familia y a la mujer como tal, de manera integral, y no como objeto sexual. Y todo esto necesitan aprenderlo de sus padres, de sus autoridades, sus maestros, y de los medios de comunicación, quienes no deben eludir su responsabilidad.

Hay que enseñar que en la vida hay restricciones, reglas y que hay que respetarlas. Pues aunque todo parece permitido, no todo conviene, no todo edifica ni nos hace mejores personas. Es un principio que aprendemos de la vida misma y que la Biblia enseña*; y que todos nosotros debiéramos también  comunicar, promover, dar ejemplo, en lugar de sólo alarmarnos por lo que nuestros adolescentes hacen y hacer tan poco o nada por ayudarles.

*1ra Corintios 6:12,10:23; Eclesiastés 3:1




[Publicado el 13 de noviembre del 2011]

Comentarios

  1. Los pedofilos y el Bullying

    Los pedofilos usan comunmente el Bullying, como herramienta para acosar e intimidar a sus victimas, no solo los intimidan cuando son niños sino tambien en toda su etapa de desarrollo (adolescencia, juventud, etc) en una forma de dependencia y colaboracionismo, para evitar que sean denunciados.

    Eso explicaria por que muchos pedofilos no son denunciados (dr. acosta, militares de alto rango), ademas de vender la impunidad a otros pedofilos.

    Lo que no se dice es que todas las “estrategias” del Bullying han sido hechas por pedofilos (peras malogradas, tonos semaforos, perreo, prostitucion infantil, turismo sexual, etc.) Las victimas se conviertan en victimarios. Estan tan organizados que no es por pura casualidad como se piensa y muchos practican el Bullying sin saber sus verdaderos origenes o propositos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11.7.16

    Estaba de acuerdo con este "post" hasta que dijo sobre reglas y biblia. No creen que nosotros mismos deberíamos elegir nuestro camino. Aprender de los errores. No lo se. En realidad, no se nada. Nadie sabe nada. Yo, personalmente, estoy en ese dilema de creer o no en Dios. Y que tal si ese Dios, al que admiraran, fuera solo una dios falso. Yo creo que el ser humano necesita creer en algo para tener la capacidad de hacer algo. Como no pueden creer en ellos mismos. Crean algo perfecto con el que sean capaces de hacer cosas, perdonas cosas, etc. Esa es mi opinion.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?