2012-02-17

El comunismo cristiano del siglo I

Cuando uno lee en la Biblia que los primeros cristianos “tenían todas las cosas en común… y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía…” es inevitable sorprenderse y compararlo con el comunismo propuesto en los últimos siglos. Pero al hacerlo las diferencias son notables:

  • Los cristianos compartían sus pertenencias por propia voluntad. Lo hacían por amor. No por miedo. No por la amenaza de un arma. Jesús les enseñó a compartir con todos y el amor los inspiraba a buscar el bien no sólo para ellos mismos sino también de los demás, de sus hermanos en la fe. Por ello vendían sus propiedades y entregaban el dinero a los encargados designados en la iglesia para que lo administrasen, de tal manera que “no había entre ellos ningún necesitado”.*
  • Ellos mantenían su libertad de comprar, vender, poseer sus bienes*. No estaban regulados por autoridad o poder alguno, ni siquiera el religioso; pero entendían perfectamente que no podían llamarse “dueños” porque todo lo que eran y todo lo que podían tener era de Dios, quien no sólo les daba las capacidades de trabajar y prosperar, sino porque de él “es la tierra y su plenitud…”*
  • Lo practicaron en su propia comunidad de creyentes adheridos voluntariamente: “Los que habían creído estaban juntos… partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y teniendo el favor con todo el pueblo”. Porque comprobaron que esto era el resultado de haber hecho una decisión respecto a Jesús el Mesías y sus enseñanzas. Esta práctica sólo era posible entre quienes tenían buena comunión con Dios (y por ende buena comunión con los hombres). Tal como lo indica el libro de “Los Hechos de los Apóstoles”, era el Espíritu de Dios morando en su ser quien les dio esta capacidad.
  • Fue un caso singular. Llama la atención que sólo en esta iglesia sucediera algo así. Tal acción no fue un modelo a seguir por iglesias tan importantes en la historia cristiana como Antioquía o Filipos. No fue una enseñanza que se instó a replicar en cada lugar, sino la respuesta a una situación inmediata, necesaria de asistir a los pobres y viudas de Jerusalén; porque en las cartas* de los apóstoles leemos enseñanzas generales incentivando el trabajo, el pago justo y puntual a los trabajadores, y la ayuda a los hermanos que en verdad lo necesitan. A los ricos se les ordenaba a que “no pongan la esperanza en las riquezas, sino en el Dios vivo… que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos…”
Este “comunismo cristiano” no se parece en nada a lo que todavía hoy propugnan grupos ideológicos, políticos o alzados en armas como los que todavía subsisten en nuestro país. El Evangelio de Jesucristo apela al interior, al arrepentimiento, al cambio personal de mentalidad y acción, que desecha la avaricia, el egoísmo, el robo, la estafa, la injusticia, la falta de misericordia y la discriminación.

Por desgracia el cristianismo no ha sido fiel a ese mensaje de cambio y amor al prójimo. El evangelio de Jesucristo no ha sido predicado con honestidad, y la religión se ha sometido y vendido al interés de poderosos. Hoy, es vergonzoso todavía ver religiosos, pastores, iglesias, incentivando la acumulación de riqueza con erradas enseñanzas de una “teología de la prosperidad”, sentenciando que si alguien es pobre lo es porque es pecador y él mismo es responsable de arreglar su situación (como si sus hermanos no tuviesen responsabilidad alguna en ayudarle), con prédicas que le animan a "sembrar", hacer “tratos”, “pactos”con Dios (negocios con él); para ofrendar incluso lo que no tienen y así recibir en devolución mucho más y salir de la pobreza. En muchas iglesias de nuestro país se oye hablar con más frecuencia acerca de quien tiene el mejor automóvil, la mejor casa, o de los restaurantes exclusivos que han visitado. No se oyen conversaciones acerca de cómo compartir con los que padecen necesidad. No son populares las enseñanzas acerca del consumo moderado para así tener más con que ayudar al que menos tiene*; y ayudar no sólo con asistencialismo (que tienen su lugar como lo tuvo en la iglesia de Jerusalén), sino promoviendo proyectos de trabajo, dando préstamos a los hermanos, ayudando a las personas con discapacidad, o los que tienen problemas con el alcohol, las drogas, etc.

Si en nuestro país, los que nos llamamos cristianos fuésemos realmente conscientes que Dios es el dueño de todo lo que tenemos y practicáramos la justicia y la misericordia, esforzándonos por el bien de los demás (seamos católicos, evangélicos, adventistas, etc.) creo que no habrían motivos ni pretextos para que grupos armados continúen con su pretensión de imponer un comunismo por el terror, pues habrían mejores leyes, una riqueza mejor distribuida con mejores servicios de educación y salud; y la pobreza extrema desaparecería. Por esto, la iglesia cristiana en general tiene aquí todavía una cuota que aportar, una deuda que pagar en la pacificación de nuestro Perú. 

* Hechos 2:44-47; 4:32-35; 5:4. Salmo24:1; 2da.Tes.3:10-12; 1ra.Tim.6:17-19





[Publicado el 21 de febrero del 2012]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...