La suma de tus decisiones


Todos los días tomamos decisiones. A cada hora, a cada minuto. En estos precisos momentos usted ha tomado la decisión de leer estas líneas y en breves segundos decidirá si sigue leyendo o no, pero espero que siga leyendo porque aunque parezca una decisión intrascendente – como muchas otras – es precisamente la suma de ellas, las que dan como resultado el tipo de personas que seremos y el bien que disfrutaremos.

Lo que somos en estos momentos, es la suma de las decisiones que hicimos en el pasado. Y lo que seremos mañana, será el resultado de las decisiones que tomaremos hoy. Con respecto al carácter, hoy decidimos nuestro futuro. Si esperamos ser felices dentro de diez años, no podemos esperar hasta que llegue ese año para recién tomar las acciones que nos brinden felicidad, sino que debemos ir sumando aciertos desde hoy. Es un gran error pensar que la felicidad se obtiene cuando uno quiere, ó que es producto de la suerte, el destino, o que depende únicamente de las circunstancias. La satisfacción en la vida, la paz interior, y el bienestar personal y familiar es una cosecha que se da a mediano y largo plazo, fruto de una buena siembra.

Y las decisiones más pequeñas, las del día a día, son las que más cuentan. Esas decisiones que parecen triviales son las más importantes porque que van moldeando nuestro ser y son las que determinarán cómo tomaremos las decisiones más grandes. Nos capacitan para discernir entre lo bueno y lo malo. Nos hace fuertes ó débiles ante las presiones del mundo y las circunstancias adversas. Finalmente nos hacen como somos. Jesús lo expresó así: “El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; Y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto”.

¿Qué decisiones tomará hoy? …Quizás ya es hora de darle un sincero abrazo a su hijo, o de prestarle más atención a su esposa. Puede que durante el día tenga que decidir copiar o no en un examen; responder con una “mentira blanca” ó decir la verdad; llegar una vez más tarde ó salir de casa más temprano; perdonar ó resentirse; dejarse llevar por el desánimo ó armarse de valor. Decida por lo correcto. Decida saludar con amabilidad, tener paciencia, respetar la cola de atención, rechazar una coima, no tirar el envase vacío a la calle… recuerde que está moldeando su vida. Toda decisión, actitud, acción; aun siendo pequeñas, pero diarias y continuas son las que imperceptiblemente están forjando su futuro.

Las decisiones que se toman buscando un beneficio inmediato, a pesar de ser moralmente incorrectas; sólo consiguen eso: una satisfacción aparente y momentánea. Pero las decisiones que se toman conforme a la voluntad de Dios, dan como resultado una verdadera felicidad. Esto es lo que Jesús expresó claramente cuando dijo: “Bienaventurados los que oyen la Palabra de Dios y la obedecen”.

Y al llegar a estas líneas, dese cuenta que está a punto de tomar “una decisión más”. Puede que decida no dar mayor importancia a lo que acaba de leer y lo deje en el olvido. Ó quizás decida valorar las palabras de Jesús y se proponga conocer más de lo que él enseñó, para ponerlo en práctica… Usted decide.




[Publicado el 12 de diciembre del 2009]

Comentarios

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?