2012-09-07

La importancia de la Fe


Sin fe, sin confianza no haríamos nada. No tendríamos amigos, no nos casaríamos, no haríamos transacciones comerciales, no iríamos a un doctor, no subiríamos a un avión; porque confiamos en otros es que podemos sostener las relaciones humanas (aun si lo hacemos con ciertas reservas).

Y de manera similar, sin fe es imposible agradar a Dios, porque quien se acerca a Dios, debe creer en primer lugar que él existe, y que recompensa a quien le busca*, tal como lo dice el autor de la carta a los Hebreos, en las Escrituras Cristianas. No se puede tener comunión con Dios sin confiar en él.

Esto es lo que se perdió en el principio, en el Génesis. Adán y Eva desconfiaron de Dios. Como sabemos,  ellos tuvieron que decidir en quién habrían de poner su confianza: En Dios, quien los había creado y con quien tenían comunión; o confiar en ese personaje inquietante conocido como la serpiente, el diablo, que contradecía la orden de no comer del fruto prohibido. “No morirán, sino que sabe Dios, que el día que coman del fruto, serán como él”… en otras palabras les decía que Dios no es digno de confianza, sino un ser egoísta que cuida sus propios intereses prohibiéndoles lo mejor, asustándolos para tenerlos siempre sometidos… "¡ustedes pueden liberarse de sus imposiciones y mandatos! ¡Ustedes pueden ser como él! ¡Ustedes pueden ser dueños de sí mismos!" Y al igual que nosotros, ellos le creyeron.

Y la desconfianza llevó a la desobediencia. Y la desobediencia rompió la comunión con Dios. Si bien Adán y Eva no murieron ese día, empezaron a “morir de a pocos”, a envejecer, a debilitarse y a enfermarse, para luego morir. No sólo empezaban a morir físicamente, sino que murieron espiritualmente ya que se separaron de la fuente primaria de vida, sin Dios, sin lo bueno, sin lo justo, rumbo a una muerte eterna, o como lo describe Apocalipsis: “La muerte segunda”.

Sin embargo, ya que fue la falta de confianza la que acarreó desobediencia, y la desobediencia trajo la muerte; una confianza restablecida dará lugar a la vida, y la vida a una nueva obediencia. Por esto es que el perdón y la comunión con Dios se obtienen por la fe, tal como lo expresa claramente el apóstol Pablo en su carta a los Efesios*: Por gracia somos salvos (sin merecerlo), por medio de la fe. Y esto no es algo que conseguimos, sino que es un regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte de merecer a Dios. Pues “El justo por la fe vivirá”.


La fe es vital. Hay que creerle a Dios. Es necesaria para creer lo que la Biblia dice: que estamos perdidos y que Cristo es suficiente para salvarnos de la muerte física, espiritual y eterna. Es necesario confiar en él como único Señor (para obedecerle) y único Salvador (para tener paz), porque es el único medio dado por Dios ya que ninguno de nosotros puede ser lo suficientemente bueno para “ganarse” el cielo. Es necesario creer en sus promesas para vivir con esperanza, ya que con él traerá un mundo nuevo, un mundo mejor.

Los siglos y siglos de historia humana demuestran que el hombre por sí sólo no puede cambiar. Miles de años de avance en las ciencias, las artes y las letras, y sigue el hambre, la injusticia, y la falta de misericordia. Necesitamos confiar en aquel que nos creó, nos conoce y puede transformarnos. Necesitamos volver a Dios, pues él nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”


* Hebreos 11:6; Génesis 3; Efesios 2:8-10; Romanos 1:17; Juan 3:16



[Publicado el 8 de setiembre del 2012]







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...