Cristo, los cristianos y el cristianismo.


Muchos tratan al cristianismo, a los cristianos y a Cristo como si fueran lo mismo, y aunque la relación entre ellos es obvia, es necesario también diferenciarlos. El cristianismo es una religión basada en la vida y las enseñanzas de Cristo. Los cristianos son las personas que se identifican como seguidores de Cristo. Y Cristo (una palabra griega, equivalente a Mesías en hebreo que significa “Ungido”) es el título de Jesús de Nazaret.

Desgraciadamente, en sus veinte siglos de existencia, el cristianismo no ha sido el reflejo de la fe de los primeros cristianos y menos de las enseñanzas con las que Cristo la fundó.
Por ejemplo, Jesús enseñó a amar, incluso a los enemigos, pero vemos que el cristianismo organizado asesinó judíos, musulmanes e indios en nombre de Cristo. Jesús enseñó a no amar las riquezas ni ambicionar el poder, y la historia nos muestra como muchos líderes religiosos e iglesias cristianas se han aprovechado del evangelio para obtener dinero y poder. Triste realidad que ha hecho que muchos no presten atención a las enseñanzas cristianas, desprecien a los cristianos y no crean en Jesús como el Cristo.

Pero en esa deducción hay un grave error. Porque si la religión cristiana no ha sido fiel al mensaje de su fundador, no se puede descalificar a Cristo quien la fundó. Es un gran error generalizar y afirmar que “todos los cristianos son falsos” y por lo tanto el mensaje cristiano también lo es. Porque ¡sí hay cristianos verdaderos! Los hubo en la historia y los hay a nuestro alrededor. Es cierto que no vemos una multitud de ellos en nuestras ciudades porque el mismo Cristo anticipó que seguirle equivale ir por un “camino angosto” poco transitado*. Pero a estos cristianos de verdad se les reconoce “por sus frutos”, porque año tras año se esfuerzan por obedecer, mejoran, comparten, hacen el bien, no juzgan, aman. No son cristianos de nombre, o porque sus padres lo fueron o porque los bautizaron de niños, tampoco porque cargan una Biblia o hacen un milagro. Son cristianos porque decidieron ser como Cristo.

No todo aquel que se identifica como cristiano lo es. Jesús mismo lo advirtió. Él dijo que llegará el día en que los que dicen seguirle se presentarán ante él y le dirán* “Señor, Señor, nosotros hablamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros” ¡Somos cristianos! Pero Jesús les responderá: “Nunca los conocí”. No sé quiénes son. “Apártense de mí hacedores de maldad”. Jesús dijo: “No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino los que hacen la voluntad de mi Padre que está en los cielos”.

Por eso, y por encima del cristianismo histórico y de los cristianos, debemos mantener la mira en Cristo y sus enseñanzas. Lea los evangelios, el Nuevo Testamento y descubra por usted mismo las desafiantes verdades que Cristo reveló, y compruebe la efectividad de su inigualable verdad.

*Evangelio de Mateo cap. 6. vs.13-23

[Publicado el 2 de marzo del 2013]

Comentarios

  1. La Biblia dice que el verdadero cristiano es el que vive como lo hizo Jesus mismo. Ese es el verdadero cristiano. 1 Juan 2:5. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola hermanos, quiero dejarles aquí un blog que me esta guiando en mi camino espiritual y que les recomiendo porque les ayudará a encontrar su camino:
    http://nuevojeremias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?