El mensaje de "Apocalipsis"

Fui al cine a ver “Apocalipsis”. Cuando terminó la película y los créditos aparecían en la pantalla, una voz se escuchó desde la última fila de la sala: “¡Señoras y señores! ¡Lo que acaban de ver no es sólo una película, es verdad! ¡Sucederá tal como lo dice la Biblia! ¡Tienen que seguir a Jesucristo no como una religión, sino creyendo en él de verdad…!” Algunos sonreían con burla, otros se levantaban de sus asientos rápidamente, era evidente que la voz fastidiaba. Me quedé sentado y vi al joven bajar por las gradas, estaba solo, llevaba una mochila y tendría unos 20 años. Salí del cine muy pensativo, por la película y por este joven. Dios tiene sus maneras de hablar.

El título de la película en inglés es “Left Behind” (“dejados atrás”), y trata acerca del cumplimiento de la profecía del mismo Señor Jesús respecto a lo que sucederá antes del fin del mundo que hoy conocemos. La Biblia dice*: “Enviará a sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo”. “Entonces estarán dos en el campo, el uno será tomado, y el otro dejado.  Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra dejada”. “…estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no penséis”.

Algunos intérpretes de la Biblia han llamado a esto “el rapto de la Iglesia”, o “el arrebatamiento”, pero definiendo a dicha Iglesia no como una organización o institución humana en particular, sino la suma de cristianos sinceros, creyentes verdaderos, que han puesto su fe en Dios y en Jesucristo a quien siguen, perteneciendo así a su única Iglesia espiritual. El apóstol Pablo describe el “rapto de la iglesia” con estas palabras: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”

De esta manera, en un instante, millones de personas desaparecerán de la tierra. Cuando ese día llegue, no será que los extraterrestres se llevaron a los “espiritualmente más avanzados” como algunos anticipan, sino que el mismo Señor Jesús cumplió su promesa. Él habrá regresado por los suyos para librarlos del juicio que Dios traerá a un mundo injusto y perverso que no ha dejado de hacer lo malo, sino que complaciéndose en sus malos deseos obviaron sus mandamientos. Este “rapto” concuerda con la promesa dada a los creyentes fieles en el libro de Apocalipsis: “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de prueba que ha de venir sobre el mundo entero…”

La película protagonizada por Nicolas Cage no ha recibido elogios. Es cierto que no “da la talla” en comparación con otras producciones cinematográficas, pero también es cierto que su mensaje bíblico  es repelido por muchos. A nuestra sociedad no le agrada escuchar que alguien asevere conocer la verdad, menos quiere oír una amonestación para cambiar su conducta y creencias. Pero si ya se cumplieron muchas profecías bíblicas, ¿por qué sería ésta la excepción? Dios ha prometido hacer “nuevas todas las cosas” y evidentemente lo hará, pero obviamente no con los que persisten en pecar. Sólo los que se arrepienten con sinceridad y se acogen al perdón de Dios por medio de Jesucristo podrán participar de ese nuevo universo. Dios sigue llamando al cambio y sigue advirtiendo de muchas maneras, incluso a través del cine, la voz de un joven espectador o por este medio de comunicación. Consideremos con seriedad su llamado y pongámonos a cuentas con Dios. Estamos a tiempo.


*Mateo cap.24:38-44, Lucas cap.13:26,27; 1ra Tes.4:15-18; Ap.3:10



Comentarios

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?