" Yo no sé mañana..."

“Yo no sé mañana, yo no sé mañana.
Si estaremos juntos, si se acaba el mundo,
Yo no sé si soy para ti, si serás para mí,
Si lleguemos a amarnos o a odiarnos
Yo no sé mañana, yo no sé mañana, quién va estar aquí…”

Es la canción romántica que más ha sonado en los últimos meses. La melodía y la interpretación son todo un éxito. Aunque dudo que lo sea por la letra. Pues si la señorita a quien le dedican esta canción, la oye con atención, no creo que se sienta realmente amada:

“…Yo no sé si tú, no sé si yo seguiremos siendo como hoy,
No sé si después de amanecer vamos a sentir la misma sed,
Para que pensar y suponer, no preguntes cosas que no sé. Yo no sé.
…No sé donde vamos a parar, eso ya la piel nos lo dirá,
Para que jurar y prometer algo que no está en nuestro poder,
Yo no sé lo que es eterno no me pidas algo que es del tiempo”

Definitivamente el hombre no sabe nada. Aunque hay que reconocer que es sincero pues en nada le miente a su pareja sino que se muestra tal cual es, y con palabras melodiosas le dice sin reservas: “No soy capaz de asumir compromisos”, “no sé qué será de mi vida”, “no sé si te amo”, “no sé qué será de nuestra relación”, “no sé si te abandonaré, si me iré con otra”, “no sé si tendremos un bebé, y menos sé si lo voy a reconocer”. “Yo no sé mañana…”

“…De un café pasamos al sofá, de un botón a todo lo demás
No pusimos reglas ni reloj, aquí estamos solos tú y yo
Todo lo que ves es lo que soy, no me pidas más de lo que doy. No…
…Esta vida es igual que un libro. Cada página es un día vivido,
No tratemos de correr antes de andar,
Esta noche estamos vivos, sólo este momento es realidad. No, no sé.”

La letra de la canción refleja con claridad la sombría tendencia de nuestra actual sociedad posmoderna: No reglas. No compromisos. Sólo querer vivir para el momento, buscando la propia satisfacción, disfrutando al máximo, ignorando el mañana y olvidando las lecciones del ayer.

Pero el mañana sí importa. Son las decisiones de hoy las que determinan en buena cuenta que tipo de mañana viviremos. Es necesario prever las consecuencias. No se puede disfrutar realmente de algo si con ello hacemos daño, somos irresponsables, u ofendemos a Dios. Los compromisos son necesarios en el gobierno, los negocios y el romance. El amor verdadero se compromete. Si bien nadie sabe lo que traerá el mañana, el compromiso de amar hace que se cumplan con las responsabilidades, se afronten las dificultades, se mejore la relación, se mantenga unida la familia, se brinde estabilidad a los hijos. Porque el amor es más que pasión y sentimiento. Es una decisión.

“Esta vida es igual que un libro. Cada página es un día vivido”. Cierto, por eso mismo hay que vivir bien, tomando en cuenta al Dador de la Vida, quien precisamente, cuando ya no haya más mañana, leerá la obra que cada uno escribió, para juzgarlos “por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras” (El Apocalipsis de Juan Cap. 20:12, 15). El mañana sí importa. Este día estamos vivos. Escribamos bien.




Publicado el 4 de septiembre del 2010

Comentarios

  1. Anónimo24.3.12

    Estoy totalmente de acuerdo a mi no me gusta esta cancion, se me hace ofensiva como si yo fuera un juguete. Gracias por sus excelentes explicaciones.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo27.5.13

    ¿Que explicación le darían a una esposa que se entregó a otro hombre, viviendo y sintiendo el contenido y mensaje de esta canción? ¿que explicación le darían al esposo de ella, que se enteró de que su esposa lo hizo bajo el argumento de que le faltaba vivir esa experiencia de estar con otro? que es lo que se debería hacer en una situación así? existiendo matrimonio ante Dios, hijos de por medio, una vida estable y mas de 13 años casados

    ResponderEliminar
  3. Anónimo31.5.13

    Que su esposa no lo ama y está en pecado y no respeto su promesa ante Dios, ni el mandamiento que aplica para ellas tambien: No desearas a la mujer de tu prójimo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?