Cuidado con la "burocracia celestial"

Si usted quiere tener una buena relación con Dios. Si quiere llegar al Padre, contar con su guía y su bendición. Si quiere hablarle y ser escuchado, o quizás perdonado y empezar de nuevo. Si quiere vivir con él ahora y por la eternidad; entonces debe tener cuidado con la “burocracia celestial”.

Sea por desconocimiento, por falta de fe ó por un fuerte sentimiento de culpa, existen millones de personas en el mundo enredados en lo que podríamos llamar una ineficiente y perjudicial burocracia celestial, religiosa pero anti bíblica; que hace que muchos inviertan tiempo, fuerzas y recursos, sin encontrar la paz que anhelan ni establecer una relación de verdadera comunión con Dios. Aún peor, quizás víctimas de estafas hechas por los mercaderes de la fe.

En la Biblia la cuestión es muy clara: Para mantener buenas relaciones "cielo-tierra" sólo hay un intermediario eficaz. El apóstol Pablo* dijo: “Sólo hay un mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo-hombre”. Acerca de Jesús, el apóstol Pedro* declaró sin posibilidad a excepción alguna: “No hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres en el que podamos ser salvos”. Y por supuesto, Jesús* también lo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. Jesús dijo además* que quien quiera orar y pedirle algo al Padre, debe dirigirse directamente a él en su nombre, y será respondido si lo hace con fe.

Cualquier intento de llegar a Dios por cualquier medio diferente al de Jesucristo es inútil. Él es todo suficiente. Los cristianos creemos que Cristo es humano y a la vez divino (necesario para la unión entre lo terrenal y celestial); y por eso ninguno debe pensar que como Jesús está muy ocupado, tiene preferencias y escoge tratar sólo con algunas personas privilegiadas. Tampoco vaya a pensarse que Jesús está tan molesto, que es necesario rogar a alguien cercano a su entorno para que le ruegue a Jesús, para que a su vez él le ruegue al Padre. No. En el cielo no hay burocracia. Sí, algunos hombres las inventan:

...Que llegar a Dios es muy difícil; que se debe seguir un largo proceso; que hay que cumplir cientos de requisitos; que se debe lograr un conocimiento superior; que se debe hacer peregrinajes y sacrificios; que es necesario ir tras intermediarios santos (hombres o mujeres, humanos o angelicales, vivos o muertos); que hay que invertir dinero para que la oración sea respondida, que se debe “comprar” la bendición… Cuidado.

El procedimiento es simple: Para que el hombre pecador pueda tener comunión con el Santo Dios, primero debe reconocer su condición (su necesidad de Dios, arrepentimiento) y segundo, debe poner su fe (su confianza) en Jesús como su único mediador. Su sangre en la cruz pagó el costo de todo el trámite. La firma del compromiso del solicitante es la fe. La solicitud es aprobada en el acto, y a partir de ahí, puede disfrutarse de todos los beneficios de la comunión con el Padre. Como dice el manual de procedimientos únicos y simplificados* (la Biblia): A los que le reciben y creen en su nombre, se les da el derecho de ser declarados y tratados como hijos de Dios. No a la burocracia religiosa.

*1ªTimoteo 2:5; Hechos 4:12; Juan 14:6; 15:7; 1:12


Publicado el 30 de abril del 2011

Comentarios

  1. ES UNA BENDICION VISITAR SU BLOG DESDE EL SALVADOR CENTROAMERICA, DESDE MI BLOG www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?