2014-03-14

Exigiendo Justicia

“…los funcionarios exigen recompensas, los jueces se dejan sobornar
y los poderosos hacen lo que se les antoja y pervierten la ciudad.
Son maestros en hacer lo malo.”
 
Así denunciaba el profeta Miqueas la injusticia de su tiempo.  Así describía la actitud de las autoridades y jueces del pueblo de Judá, allá por el año 700 antes de Cristo. Cualquier parecido con la actualidad no es coincidencia. La maldad es la misma. Hoy vemos a gente en los tres poderes del estado que se ponen de acuerdo para satisfacer los intereses de algún poderoso: “el grande habla de lo que desea su alma, y juntos lo traman”. Hábiles para sacar provecho, con maestrías para delinquir. Como traduce La Biblia de Las Américas: “Para el mal las dos manos son diestras”

“…esperan el momento de actuar con violencia,
los unos a los otros se tienden trampas.
Ya no quedan en el mundo hombres rectos y fieles a Dios.”

“El mejor de ellos es como un espino; el más honrado, como una zarza.
Pero viene el día de ajustar las cuentas, el día que anunció el centinela.
Entonces reinará la confusión entre ellos.”

El profeta denunciaba la injusticia, advertía de las consecuencias y llamaba al cambio. A esa injusticia la definía como pecado, a las consecuencias: castigo, y al cambio de actitud: arrepentimiento. El profeta en su denuncia no “exigía sus derechos” mirando solo su propia conveniencia ni lo hacía solo en pro de la justicia y bienestar de la comunidad; sino que entendiendo la demanda de Dios, exigía de parte de él obediencia a sus divinos mandamientos.

“El Señor ya te ha dicho, oh hombre, en qué consiste lo bueno y qué es lo que él espera de ti: que hagas justicia, que seas fiel y leal, y que obedezcas humildemente a tu Dios.”

Dios continúa exigiendo justicia. Dios continúa advirtiendo. Lo hace a través del eco del mensaje de los profetas de la antigüedad como el de Miqueas. Lo hace a través de cristianos que predican en iglesias y plazas, en el barrio o el trabajo. Lo hace también a través del humilde que exige justicia y de la voz de un pueblo que reclama lo justo. Dios espera de todos nosotros – y no sólo de las autoridades, jueces y gobernantes – que actuemos con honestidad, misericordia, verdad. Porque él es el Señor y “Juez de toda carne”.

Seamos justos. Exijamos lo justo.

*Miqueas 6:8; 7:2-4; Jeremías 25:31
www.vocesdelcristianismo.blogspot.com








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...