¿Y por quién va a votar usted?


“¿Quién va a cambiar este país? pregunta la gente
¿Quién dará la paz? No es el presidente
¿Quién va a cambiar este país? ¿Quién nos salvará…?
No será Batman ni Supermán.
¿Quién dará la paz? pregunta la nación
¡La gente anda en busca de una solución!”

Esta es parte de la letra que el grupo “REDIMI2” interpreta; pertinente para estos días previos a las elecciones. Su mensaje cantado es una advertencia, que de manera clara y sencilla, nos dice una contundente verdad:

“…no me miren como un metiche,
pero el país no lo va a cambiar el hombre del afiche.
Y yo no estoy en contra de los gobernantes.
Hay que votar, pero no seré tan ignorante de poner en el hombre mi esperanza,
En el que está allá arriba deposito toda mi confianza…”

Y ese es el punto más importante: En quién ó en qué se pone la confianza. Porque si se cree que la justicia social, la prosperidad integral, la salud, la seguridad, la felicidad y la paz puede alcanzarse sólo con una buena gestión de recursos humanos, técnicos y económicos, entonces, efectivamente, la esperanza se pondrá en una persona. Y así es como la gran mayoría lo ve. Pero, si se entiende que para alcanzar esos ideales, es necesario no sólo educación y un buen gobierno, sino un cambio personal, de pensamiento, de corazón, con personas capaces de decidir por lo bueno y ciudadanos con el poder para decir no a lo malo, entonces se comprenderá que se necesita más que un buen candidato, dinero y años. Se requiere de Dios.

“Nunca tendrán la paz exterior si no reciben al que da la paz interior.
Escucha el mensaje que sale de mi voz: Toda rodilla tiene que doblarse ante Dios
De tu casa y tu nación está tocando a la puerta. Ábrele tu corazón al Rey que liberta.
El mundo entero tendrá que reconocer que para dar la paz, sólo Cristo tiene poder”.

Y esta es la propuesta de “REDIMI2”, de los cristianos y la Biblia. Hay que confiar en Dios. Hay que acercarse a él, oírle, obedecerle, recibir la paz que ofrece y el cambio que promete. Y no nos referimos a la religión en sí, porque a lo largo de la historia muchas veces ha hecho más mal que bien. Si no, a una relación personal con Dios que trae una vivencia única y un cambio real. Si cambiamos en nuestro interior, ese cambio trascenderá en nuestra familia, nuestro trabajo, el vecindario, la política, beneficiará a nuestros hijos, y formará una mejor generación.

Cuando decida por quién votar, recuerde que un buen gobernante es importante, pero siempre será limitado. Necesitamos hacer también un voto personal: aceptar o no a Jesús como gobernante de nuestras vidas, y al aceptarlo, hacer "campaña" para que muchos compatriotas tomen la misma decisión.

La advertencia queda con la melodía:
“...La paz que el hombre busca no la va a encontrar
Si no venimos a Jesús, dígame usted: ¿Quién nos va a cambiar?”




Publicado el 2 de abril del 2011

Comentarios

  1. Anónimo11.8.11

    buenisimo !! Gloria al cordero por estos hermanos q componen rap para Cristo!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El amor, según la Biblia.

Jesús y la donación de órganos

¿Por qué los pastores cobran los diezmos?